Levantar pesas es mucho más beneficioso de lo que crees

Levantar pesas es mucho más beneficioso de lo que crees

“Yo no hago pesas que no quiero acabar con brazos de culturista”. “Con hacer cardio me basta para adelgazar”. “Si haces se te desarrollarán mucho los músculos”. Seguramente han sido muchas las veces que has escuchado estas afirmaciones cada vez que opinaba sobre el entrenamiento con pesas. O quizás tu también tengas esa misma opinión. Hoy, te contamos los beneficios de integrar ejercicios anaeróbicos con pesas en tu rutina de ejercicio. Tranquil@, ya te avisamos que lo acabarás como Arnold Schwarzenegger.

Para perder peso, debes forzar a tu organismo a obtener su energía de las reservas de grasas. ¿Cómo? ¡Utilizando tu frecuencia cardíaca! Esta frecuencia cardíaca se puede trabajar con una actividad como correr en la cinta, la bicicleta estática, la bicicleta elíptica y también con ejercicios de musculación. Cuando la trabajas con ejercicios de musculación, duplicas el beneficio de tu trabajo desarrollando músculo, y de esta forma acelerarás la pérdida de peso, al mismo tiempo que cuidarás a tu corazón. Y es que mediante el entrenamiento con pesas se puede bajar la presión arterial, reduciendo, por tanto, cualquier riesgo de accidente cerebromuscular o sufrir algún tipo de problema relacionado con el corazón.

Por otra parte, es importante saber que una sesión de pesas no genera un alto gasto de calorías. Sin embargo, el consumo calórico que realiza nuestro organismo en los momentos posteriores al entrenamiento es bastante relevante. Así, el estrés metabólico y tensión mecánica ejercida en la sesión, supondrá un coste que el cuerpo se verá obligado a solventar.

Asimismo, un entrenamiento con pesas te ayudará a aumentar la densidad mineral de tus huesos, además de fortalecer el tejido conectivo y tendinoso, evitando enfermedades como la osteoporosis o osteoartristis, muy comunes a medida que nos hacemos mayores. Lo mismo sucederá con los músculos, que ganarán resistencia y estarán tonificados, lo que ayudará también a suavizar los síntomas de la vejez.

Pero para obtener los resultados esperados,  no olvides que el deportes es el 50% y el otro 50% es la alimentación. Es evidente que hacer deporte no significa comer más, ni más dulces ni más grasas. La actividad física no es una excusa para hacer excesos alimenticios. Por eso, si quieres adelgazar no olvides tener una alimentación sana y equilibrada.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*